Translate

20.11.12

Proyecto Kaspárov

Estos últimos días han sido muy ajetreados, hay muchas cosas por hacer y tan poco tiempo caray, también a veces es falta de ganas, pero bueno… ya habrá tiempo (y ganas) para todo.

Siempre he creído ciegamente en la terapia ocupacional, y sin afán de querer probar todo de manera formal y muy estudiada simplemente diré que… mientras uno se ocupe haciendo algo útil para no andar pensando tanta pendejada, pues ya con eso. Además de que uno aprovecha haciendo algo de provecho (según), fue así como en este puente largo me dedique a planear varias cosas para llevar a cabo, la mayor parte de esas cosas las centre en algo que he denominado simplemente como “Proyecto Kaspárov” (sí, por el ajedrecista ruso Garri Kaspárov) la razón por la cual le llame así es una verdadera estupidez jajaja, pero estupidez ñoña al fin de cuentas, ahí a ver quien entiende el por qué =P.

Estaba ahí trabajando en dicho proyecto cuando me puse a pensar en muchas cosas (de la infancia) es bastante terapéutico andar haciendo algo repetitivo en pleno silencio (recordando las enseñanzas del señor Miyagi –pule derecho, limpia izquierdo-) varias de las cosas que pensaba me llevaban inevitablemente a mi infancia (que intenso ¿no?), pude sacar varias conclusiones mientras recordaba anécdotas y se las platicaba a la pared con la que me estaba peleando.

Hay cosas que mis padres me enseñaron a hacer, pero otras tantas no, por ejemplo nunca me enseñaron a manejar un coche, y es curioso porque de hecho yo mismo aprendí a manejar mucho antes de andar en uno, ya sé que suena raro y todo, pero recuerdo que veía como manejaban y mentalmente me imaginaba como sería la secuencia de movimientos, así que la primera vez que agarre un coche no tuve problema en manejar por varios kilómetros. Sin embargo sí tengo que agradecer que mis padres me hayan fomentado a aprender otras cosas… como pintar con rodillo. Y digo que “me fomentaron” porque nunca me enseñaron propiamente como hacerlo, no estoy seguro desde que edad pero recuerdo que aún era muy pequeño cuando mi madre me decía: “ok, este fin de semana es de pintar la casa”; me ponía mi cubeta de pintura, mi rodillo, mi palito mezclador y a chingarle.

Pero no crean que era un pedo así como de esclavo, no, de hecho agradezco mucho que no me hayan permitido echar la hueva en mi infancia-juventud, de no ser por eso no hubiera aprendido muchas cosas que ahora “creo” que se hacer mas o menos bien. Entonces recordando eso de la pintura con rodillo creo que encontré una buena analogía con algo relevante de la vida, chéquense esto morros:

Cuando uno es novato en la pintada pasa la primera capa de pintura esperando que todo se vea parejo, entonces en una obsesión enferme uno trata de que toda la pared quede del mismo color en esa primera pasada, ¿resultado? Queda una capa bastante gruesa de pintura y eso es lo que hace que después se cuartee o que se vean gotas, y todo por la impaciencia de querer que se vea bonito a la primera mano. Entonces la alternativa de conocedor es simplemente darle una primera mano sin importar como se vea (seguro se ve muy pinche) después se deja secar por varias horas (muchas muchas horas) y finalmente se dan la segunda y tercera pasada ¿resultado? Una cubierta de color uniforme y con una capa muy delgada de pintura que evita la formación de lagrimones locos. ¿Se dan cuenta de la analogía de vida?

3 comentarios:

GALLO dijo...

Muy bien, cuando tenga que pintar una pared se a quien llamaré... mmmh pero lo de Kasparov por que fue?

Acido dijo...

pus ya sabanas que si mi estimado. :) Kasparov por que jugo contra la computadora IBM llamada deep blue. =P

GALLO dijo...

aja si pero en que consiste el proyecto? buceas en el aljiver?