Translate

20.7.12

¿Cómo saber cuando ya eres grande?

Y no se trata de esos correos chistosos de: “sabes que has crecido cuando… vas a la tienda y te enteras de que ya no venden Pau-Pau congelado de Mango”, para nada. El día de hoy en el video blog WilsonTech1 el señor Lamar habla de un artículo que describe brevemente algunos aspectos que hacen evidente el paso de los años en la mayoría de las personas (sabemos que eso es debatible y tiene mucho que ver con la cultura y todo eso, pero hablemos específicamente de la cultura occidental a la que estamos mas familiarizados).

Leyendo el artículo no pude evitar reírme un rato de la eminente evidencia de que nos hacemos rucos (ya se que no es ninguna novedad, pero siempre es divertido recordarlo fingiendo demencia –senil-) así que me tomé la libertad de traducir algunos fragmentos del artículo, mas si lo quieren leer completo en su idioma original lo pueden hacer aquí, sí, aquí.

La adultez no llega mágicamente con un número, El día que llegas a los 18 o 21 no es un día en el que llegues equipado con un manual sobre la adultez. De hecho, en tiempos modernos, los adolescentes tienden a extender esta etapa a los 20s o 30s, siendo niños-adultos (“adultescentes”) que no dejan la casa y eligen adoptar trabajos que les den menos responsabilidades para que no sean atados a algo formal. Aun así llega el día en el que simplemente el crecer te toca. Saber que has alcanzado ese punto es cuestión de aceptar y aprender a cambiar tus maneras (internas o externas) de adoptar comportamientos más maduros.

Algunos ejemplos de “sabes que estas grande cuando…”:

  • Inviertes tu dinero en algo, aún si no sabes realmente en que estas invirtiendo tus acciones, pones tu dinero en algo que esperas que pueda rendir sus frutos en el futuro. (como que no aplica mucho en Latinoamérica esto del ahorro de dineros, jeje)
  • Cuando hay problemas en el camino (amoroso) prefieres hablar las cosas para sobrellevar el problema en vez de discutir a los gritos y acabando la relación con drama.
  • Te importa más el peso y la salud. Aunque el deseo de verse bien no es exclusivo de los adultos, la lucha por la salud y el bienestar es muy “de persona adulta” porque requiere tener un cierto grado de consciencia y autocontrol que a los niños simplemente no les interesa (y que no tienen la necesidad de eso –por el metabolismo-)
  • Crees que la música de los jóvenes y estudiantes es mala… para nada se acerca a lo que tu oías cuando eras joven. (pues es que en serio apesta, ¿que no?)
  • Te gusta el vino. (¿a quién no?)
  • Prefieres una comida bien hecha que la comida fast food. (¿Las pizzas caseras se consideran fast food?)
  • Te gustan programas de TV y películas que en el pasado hubieras pensado que eran aburridas. (ok, el día que yo quiera ver una película de Jeniffer Aniston se fue todo al carajo)
  • Has dicho que algunas cosas son “muy dulces”. (Como el cafe que a la mayoría de la gente le gusta, ¡Wacala!)
  • Estas a gusto con dormir menos. Sabes que estas creciendo cuando te despiertas antes que suene tu alarma del reloj y piensas: “¡bien!, tengo tiempo extra para…” (jajaja, love this one!)
  • Adoras quedarte en casa. Empiezas a ver tu casa como un refugio en vez de como una prisión. Si de pronto te das cuenta de que te has negado a alguna oportunidad de salir (que antes hubieras aceptado) entonces eres oficialmente ruco.

Claro que estas reglas no aplican a todo mundo, yo conozco muchos casos que no entran aquí (o sea que nunca maduran, jeje) pero es solo para darnos una idea. Ahora que también he conocido un chingo de jóvenes que son unos rucos de espíritu aunque no lo sean de apariencia, ¡Salud por ellos!.

Ahora escuchemos esto que SÍ es música (no como lo que hacen ahora) que se uso en una conocida película del Sr.Tarantino (en 1992 SÍ que se hacian películas buenas, no como ahora), una buena rola para amanecer bailando al ritmo de tu bastón.

2 comentarios:

Akasha dijo...

terrible pero cierto, yo que siempre creí que nunca me llegaría esa "chochez" me di cuenta que había caído inevitablemente en ella, cuando un día en una cafetería, sentí deseos de pararme a callar a una horda de adolescentes escandalosos que no me dejaban platicar a gusto, cuando se bien que mis amigas eran igual o peor de ruidosas, o en el momento que vi una nueva caricatura y dije "guacala, por que ya no hacen cosas tan buenas como los thundercats o Dragon Ball"

Acido dijo...

asi es esto, inevitable como el tiempo mismo. =S, jaja, pero solo hay que tomarlo con calma. =D. Saludos!